En el Huila, la población ‘Opita’ le ha dicho NO a la extorsión

0
612

IMG_6204
El constante desarrollo económico del Huila ha desencadenado que las Farc y delincuencia común, vean en la región una fuente de financiación a sus actividades; sin embargo, de la manos de los organismos de seguridad del Estado, los gremios opitas han decido decirle NO al pago de extorsiones.

En el 2014 un total de 58 ciudadanos han confiado en el Gaula Militar de la Novena Brigada, contribuyendo a que las tropas en su labor por garantizar el bienestar del pueblo huilense, hayan logrado capturar a 96 sujetos por el delito de extorsión, 85 de ellos integrantes de las Farc y 11 de la delincuencia común, mientras se trabaja en labores de investigación para la judicialización de quienes extorsionan desde las cárceles.

La respuesta de las Farc al valor ciudadano, ha sido la presión mediante medidas terroristas como la quema de vehículos y los atentados a ferreterías, funerarias, restaurantes, entre otros gremios productivos de la región, para con ello buscar generar un pánico generalizado que les permita el recaudo ilícito de gruesas sumas de dinero.

Y es que según los informes de inteligencia, las Farc persisten en su afán por equipar a nuevos integrantes, fortalecer su andamiaje logístico y generar la falsa percepción de una organización fortalecida y con permanente presencia en las zonas estratégicas del Huila y para ello pretende utilizar el dinero de quienes acceden a sus peticiones económicas.

Es así como, esa negativa del pueblo huilense y el trabajo articulado entre las diversas fuerzas vivas del Departamento, ha impedido que en lo corrido del año los terroristas hayan recibido 6.063.250.000 millones de pesos.

Desde la Novena Brigada, a través del Gaula Militar Huila, se trabaja en charlas de prevención a posibles víctimas y de asesoría a quienes ya son objetivo de intimidaciones telefónicas, en este punto los medios de comunicación ha contribuido significativamente, permitiendo que las tropas lleguen a una mayor población, llevando un mensaje clave, “YO NO PAGO, YO DENUNCIO”, esfuerzo al que también se han unido los gobiernos Departamental y Municipal.