Opinión De Mario Benedicto Parra: Biografías de palabras (7)


Opinión De Mario Benedicto Parra: Biografías de palabras (7) Esa señora me cae “gorda”, expresaba una joven en redes sociales, después de que la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, dijera que los colombianos somos “atenidos”.

Caer gordo” es una expresión idiomática muy utilizada en Colombia y México. En un contexto informal significa que alguien le parece antipático. Igual sucede cuando conoces a alguien que te “cae mal”.

En esta ocasión haré alusión a un adjetivo que proviene del latín gurdus. Pues bien, de acuerdo a los diccionarios enciclopédicos ilustrados, el término gordo cuenta con diversas acepciones, veamos: que tiene muchas carnes; muy abultado y corpulento; graso y mantecoso; más grueso de lo regular y corriente; pesado; espeso.

¿Cuál es el origen de la palabra “gordo”? La palabra “gordo”, en castellano data del primer tercio del siglo XII, inicialmente como apodo, probablemente con intención insultante, en el sentido de torpe, insensato, necio, estólido, bobo.

No es sino hasta el siglo XIV cuando se documentan nuevas acepciones de gordo: que tiene muchas carnes, muy abultado y corpulento.

Posteriormente, “gordo” recobra los originarios sentidos de torpe, tonto, y quien tiene poco talento o muy poca instrucción.

En la cultura se ha hecho presente la gordura como algo adecuado. Así podemos constatar que, si en Fernando Botero la obesidad es sinónimo de volúmenes y espacios amplios, en la pintura de Rubens las mujeres gorditas representan el prototipo de la belleza, es decir, existen culturas que favorecen la obesidad.

En los países orientales, por ejemplo, la obesidad es símbolo de estética sobre todo en el varón, donde los Rajás, reyes de la antigua Malasia, son personas obesas.

Buda entre los hindúes es delgado, mientras que entre los japoneses es rechoncho. También encontramos campeones de Sumo, en quienes el exceso de peso es determinante.

En femenino la palabra en cuestión no sólo se usa para referirse a una mujer rellenita o que sufre de obesidad. La mujer que está embarazada de cinco meses o más se le dice: “gordita”.

Por otra parte, esta palabra es habitual que se utilice para halagar a los niños recién nacidos o con uno o dos añitos. En este sentido podríamos ejemplificar diciendo: Ayer conocí a Brayan Covid, el hijito de Juan, es divino el gordito.

Hay gente a la que le gusta el gordo de la carne. Los cocineros, a veces, eligen carne gorda, con más grasa, para que le otorgue mayor sabor a la comida.

Siempre teniendo en cuenta el contexto y la acepción que se utilice, podemos acudir a estos sinónimos: abultado, grandote, hinchado, voluminoso, robusto, corpulento, obeso, regordete, grueso, mofletudo, mantecoso, repolludo, tripudo, panzudo, gordiflón, rollizo, botijo, barrigudo, tripón, barrigón.

¿No te ha pasado que a veces te dicen gordo o gorda cuando te saludan, así no tengas exceso de peso? ¡Hola gorda! ¿Cómo estás? Es una forma cariñosa de llamarse. También lo usan algunas parejas y nadie se ofende, es divertido: ¡Gordo, alcánzame la toalla!

Cuanto yo era pequeño, o sea, en el Neolítico, en la televisión colombiana presentaban programas como “EL Libro Gordo de Petete” y “El Gordo y el Flaco”, el primero de contenido educativo y el segundo, humorístico.

En el Teatro Lux de mi pueblo, presentaban películas mexicanas de Viruta y Capulina; este último era gordito. Viruta era flaco. Hablando de flacos, si te refieres a alguna debilidad de una persona, puedes decir que tiene un “lado flaco”. Si quieres que el profesor te ponga buena nota, háblale bien de su hijo. Ese es su lado flaco. Cuando alguien se desanima o empieza a darse por vencido, se dirá que empieza a “flaquear”. Gordillo es apellido. Delgadillo, también.

Cuando se produce una pelea o un alboro entre muchas personas es cuando se arma la gorda. Cuando alguien anda en asuntos oscuros, se dice que está metido en líos muy gordos. La expresión “Hacer el de la vista gorda” o “Hacerse el de la vista gorda”, se refiere aquellas personas que fingen disimuladamente algo, se hacen las despistadas o hacen que no se han enterado. Esto lo practican a menudo los políticos.

Pez gordo. Se le dice a sí a una persona de mucha importancia y riqueza. Un pez gordo de la mafia, por ejemplo. El mayor premio en un sorteo, es el premio gordo. Cogió el gordo de la lotería.  Cuando estamos frente a un asunto complejo tenemos un problema bien gordo. El dedo pulgar es el dedo gordo de la mano. Los pies también tienen un dedo gordo.

“Gorditos”, se les llama a las acumulaciones de grasa que aparecen en las caderas y a veces es difícil hacer que desaparezcan. Otras expresiones ordinarias le llaman a esos gorditos “llantas” o “neumáticos”. También existe el nudo gordiano y se llama así no porque esté muy gordo, sino porque era el que ataba la lanza al yugo del carro de bueyes de Gordio, que fue proclamado Rey de Frigia. Hay una Fundación llamada “Gorditos de Corazón” que ayuda a las personas con obesidad mórbida.

Hay muchos personajes gordos: Luciano Pavarotti, Sancho Panza, Santa Claus, Homero Simpson, el Gordo Benjumea, la Gorga Fabiola, Alfred Hitchcock, el Gato Garfield, entre otros.

Gordofobia es la discriminación que sufren las personas gordas por el simple hecho de ser gordas. En diferentes situaciones la gordura es rechazada, invisibilizada, discriminada y odiada. Tengamos en cuenta que la obesidad es una de las enfermedades más peligrosas que existen.

Todas las personas, sin importar su condición física o su apariencia, debiesen tener el derecho de ser quienes son sin discriminación y de ser libres para ser quienes deseen ser. Lo valioso de una persona es su forma de ser y no la apariencia física o la belleza.

A mí las gorditas me caen bien, sobre todo, si son rellenas de carne y papa, las famosas empanadas campoalegrunas. ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver tambien

Taxista fue hallado muerto en Neiva

Como Hernando Arturo Pardo López fue identificado el taxista hallado muerto en horas de la…