Opinión De Mario Benedicto Parra: ¿Crítica o difamación?


Opinión De Mario Benedicto Parra: ¿Crítica o difamación? – En estos tiempos de redes sociales es común que se haga uso de la crítica sobre determinado hecho, situación o persona. La filosofía y la sociología nos presentan la crítica como una acción analítica, orientada a discernir la verdad mediante el uso de la lógica y la razón.

La crítica adquiere significados positivos si es constructiva o negativos si es destructiva, dependiendo de la dirección que le demos. La positiva contribuye en la solución de determinados problemas, pero cuando los propósitos se orientan por la destructiva, difícilmente tendrán resolución. Muchas veces la sed por culpabilizar o escarnecer mueve a los que se deleitan por la crítica destructiva.

Debe tenerse en cuenta que no siempre la crítica negativa es destructiva, me refiero a aquella que tiende a señalar las fallas del objeto criticado. Por ejemplo, cuando le señalamos a una persona en qué se está equivocando y cómo podría hacerlo mejor, de esta forma le estamos ayudando a corregir su error. También es importante la forma y la intención con que se emite una crítica. El concepto de crítica también puede referirse a los comentarios que se hacen en las redes sociales y no necesariamente a un género periodístico de opinión.

La crítica debe conservar un carácter objetivo dentro de lo posible, aunque resulta difícil que el comentador sea del todo objetivo a la hora de criticar algo. Por esta razón se espera que, dentro de su subjetividad, aporte fundamentos y argumentos sobre cada juicio que emite.

Pero quien apunta el dedo para difamar de una persona y no para criticar lo que está mal o está haciendo mal, no es más que un malintencionado “difamador” que en efecto mucho daño causa.

Los difamadores son aquellos que emplean o malgastan su tiempo en juzgar sin utilizar los argumentos necesarios para respaldar sus opiniones. Son los mismos de siempre, los que se han encargado de estigmatizar a quienes dicen cosas que no les convienen, seguros de que muchos van a volver a caer en la trampa de la mentira, el engaño o en la amenaza como sucede con el castrochavismo, el comunismo.

Son ellos, los que culpabilizan al gobierno anterior de todos los males de este país; son ellos, -la gente de bien- los que en Colombia nos han gobernado durante más de 200 años; son ellos, los que difaman para cuidar su imagen de políticos honestos y de este pésimo gobierno; son ellos, a los que les resulta más fácil difamar y obviar determinadas realidades; son ellos, los que cambian la visión histórica de las protestas sociales para hacer ver que son más los buenos que los malos.

Termino con esta frase del escrito español Fernando Sánchez Dragó: “La mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa, sino a la libertad de juicio”. ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver tambien

Hombre murió tras volcarse en San Agustín

Tras volcarse cuando se movilizaba en un vehículo tipo campero en compañía de una familiar…