Opinión De Mario Benedicto Parra: El Falso Crecimiento Económico


Opinión De Mario Benedicto Parra: El Falso Crecimiento Económico Las cifras macroeconómicas pueden decir lo que digan. Seré un analfabeto en economía, pero me manejo mejor en la microeconomía. Esa que manejamos en los hogares todos los días al comprar mercado; los precios de los alimentos están por las nubes. La que veo yo cuando me llegan las facturas de los servicios públicos domiciliarios, el celular, el internet, telefonía y televisión con incrementos exorbitantes. Esa que manejamos cuando pagamos peajes, Soat, restaurantes, transporte, parqueaderos con incrementos por encima del porcentaje del imaginario crecimiento económico.

Ahí me muevo yo. En esa economía. Esa que destruye puestos de trabajo y que ha llevado a millones de personas a la informalidad laboral. Esa que mantiene a la gente trabajando de 12, 14 horas al día con unos ingresos que no dan ni para pagar la factura de la luz. Y es que en Colombia tenemos desde hace tiempo una nueva clase social, la de los trabajadores pobres. Claro, al ser trabajadores informales, engordan las cifras de creación de empleo, pero esconden sueldos ínfimos y, en muchísimas ocasiones, en condiciones laborales deleznables.

Esta es la letra pequeña o menuda de nuestro crecimiento económico, la farsa. De esos puntos porcentuales que subimos en 2021, -9.5% según el Gobierno- y que los colombianos no vemos por ningún lado.

De cuál crecimiento económico nos están hablando, si registramos la inflación más alta en los últimos 10 años, estimada en 5,62%; mayor devaluación del peso, una de las monedas más devaluadas del mundo; el precio del dólar por encima de 4 mil pesos; la gasolina más cara del planeta; elevación de las tasas de interés que muestra una incertidumbre económica que difícilmente tendrá que capotear el próximo presidente.

Cuál crecimiento económico si hubo una negativa creciente de exportaciones de bienes y servicios y el déficit fiscal aumentó a 55 billones de pesos en 2021; el endeudamiento del Gobierno y el sector privado aumentó considerablemente en comparación con años anteriores. No olvidemos que la deuda externa se paga en dólares y no en devaluados pesos colombianos.

De otra parte, el aumento del salario mínimo del cual saca pecho este gobierno, no es igual a salario real, es igual de irreal que ver a Messi con la camiseta del Atlético Huila. Igual que equiparar los sueldos de los congresistas con los de los médicos de base o el de los policías rasos con los sueldazos de muchos politiqueros.

Pueden venir juntos el Gobierno y sus politiqueros a convencerme de que “Colombia va bien”, pero lo siento, no les creo. El crecimiento económico fue para el sistema financiero y los grandes monopolios privados. Esto es lamentable, el futuro de los colombianos está en vilo, el desbarajuste económico es evidente; esa es la realidad, el Gobierno miente y con la elevada burocracia innecesaria ahora lo que falta antes de que termine este nefasto gobierno ultraderechista, godo y uribista es que se les dé por crear el Ministerio de Verdad para que muchos incautos sigan creyendo en sus mentiras. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver tambien

ALCALDÍA DE NEIVA CONTINÚA CRUZADA CONTRA CONTAMINACIÓN VISUAL DURANTE CONTIENDA ELECTORAL

Desde la Secretaría de Gobierno Municipal, liderada por Faiver Hoyos Hernández, se hizo el…