Opinión De Mario Benedicto Parra: Idiota

0
52

Opinión De Mario Benedicto Parra: Idiota – En nuestro trato diario, surgen constantemente preguntas idiotas, como cuando alguien se resbala y cae abruptamente al piso y le preguntan: ¡Te caíste? No, besaba el suelo, contesta el caído muy enojado.

Estaba viendo en redes sociales las respuestas idiotas de un joven a las preguntas de un examen:

– ¿Dónde se firmó la Constitución Política de Colombia? Respuesta: Al final de la última página.

– ¿Cuál es la primera causa de divorcio? Rpta: El matrimonio.

– ¿En qué batalla murió Atanasio Girardot? Rpta: En la última.

– ¿Cuántos meses del año tienen 28 días? Rpta: Todos.

El vocablo “idiota” originalmente no era un insulto. La palabra “idiota” proviene del griego “Idios” y se le llamaba así a la gente del sector privado que se dedicaba a sus propios negocios. En aquellas épocas de la antigüedad, se suponía que los empresarios eran de escaso desarrollo intelectual, de inteligencia limitada y quienes ocupaban cargos públicos eran más inteligentes. Decirles idiotas a los políticos era un elogio.

¡Cómo han cambiados los tiempos! Imagínense ensalzar a Ernesto Macías o al connotado subpresidente Duque, autor de la famosa frase: “Así lo querí”, con semejante palabra que si hoy tuviera el mismo significado, es como decirles sabios, inteligentes. Imagínense también, decirle idiota al representante Miguel Polo Polo en calidad de “servidor público”, es como decirle que es una lumbrera.

Pero volviendo al tema central, Idios se refiere a lo propio, de allí que la palabra idioma, se refiera a una lengua propia o idiosincrasia que es el modo de ser característico de una persona o cosa y la distingue de las demás. La idiosincrasia de los pueblos del Huila es muy distinta a la de los de la costa pacífica, por ejemplo.

Si alguna vez le han dicho que es usted un idiota, asúmalo con benevolencia, porque en muchas ocasiones hemos sido idiotas y con justa razón, sobre todo cuando cometemos errores de aquellos involuntarios. ¡Hasta pronto!

Coda 1: “Entre el ingeniero y el guerrillero, prefiero el ingeniero”, se leía en las redes sociales, estigmatizando la simple mención de la palabra guerrillero. Se descalificaba a Petro por su pasado guerrillero, desconociéndose la historia patria. Deberíamos hacer un poco de memoria: Simón Bolívar, José María Obando, Antonio Nariño, Camilo Torres, Policarpa Salavarrieta, Antonia Santos, José Antonio Galán y Francisco José de Caldas fueron considerados guerrilleros y subversivos por oponerse al mal gobierno español. La violencia y la insurrección han sido testigos de nuestra historia.

Coda 2: Está agonizando el deplorable gobierno de Duque, regentado por el uribismo y que deja a Colombia arruinada en lo económico, polarizada social y políticamente y culturalmente retrasada, así lo prueban el elevadísimo déficit fiscal, los impagables intereses de la deuda; el desequilibrio entre importaciones-exportaciones; el desbocado gasto público; la inflación incontenible; los tres millones de colombianos desempleados; la pauperización extrema, el hambre, el recrudecimiento de la guerra, etc., gestión mediocre que nos ha retrocedido 30 años en la historia. Duque será recordado como uno de los peores presidentes de nuestra historia al lado de Andrés Pastrana.

Coda 3: Más de 50 mil millones de pesos se gastó Duque en publicidad e imagen. “Adorándose la píldora”, como dijo Rodolfo Hernández.