Opinión De Mario Benedicto Parra: Malas palabras o lengua letal

0
39

Opinión De Mario Benedicto Parra: Malas palabras o lengua letal – El lenguaje soez o lenguaje grosero, hace alusión al conjunto de formas lingüísticas -palabras o expresiones denominadas malas palabras que la comunidad lingüística o parte de ella considera indecentes, ofensivas, inapropiadas, obscenas-. A quien emplea un lenguaje soez con frecuencia se le considera malhablado, ordinario, vulgar. En Campoalegre mi pueblo, a la persona grosera se le dice guache que en el idioma opita se pronuncia “guacheeee”.

Pero, ¿quién define lo que son las malas palabras?, ¿estas riñen con la moral? Quizá sí, pero ¿quién determina que esto ocurre? Y no es que se llamen así por ser de mala calidad o que se deterioran por el uso pues cada vez están más fuertes y sanas.

En realidad, es que hay algunas malas palabras que son insustituibles por su sonoridad, por su fuerza. No es lo mismo decir que alguien es tonto a que alguien es huevón. Tonto puede significar disminución mental y ser palabra agresiva, mientras que el huevón muchas veces se hace el tonto.

Por ejemplo, muchas veces cuando se envía a la mierda a alguien, textualmente ponemos “m” y puntos suspensivos que cumplen una triste función en el texto. Esa palabra tiene una enorme función expresiva que radica en su “r” bien pronunciada y rasgada que no tienen los cartageneros que dicen “mielda”.

Las groserías han cambiado, por ejemplo, cabrón, marica o huevón significan otra cosa para los jóvenes, son palabras de aprecio con las que los muchachos responden con aprecio. Eso ocurre solo entre jóvenes y aunque son palabras insultantes, en ellos es adulador, exagerado.

Creo que las malas palabras tienen una función terapéutica. Los psicoanalistas dicen incluso que son indispensables para descargar la tensión y superar el estrés y cosas similares. La paradoja es que las palabras malsonantes solo son poderosas porque les otorgamos ese poder. Si no se les censurara, todas las palabras que se designan como groserías serían solo términos comunes y corrientes.

Deberá pedirse un “indulto” para la mayoría de ellas, lo cual parece muy saludable para el idioma y la gente y recomendando su uso cuando la circunstancia amerite. ¡Hasta pronto!