Opinión: La Agricultura Familiar motor del Desarrollo

0
623

Agricultura-familiar
Por estos días en diferentes escenarios nacionales el profesor Albert Berry candidato a premio Nobel de Economía viene presentando su tesis sobre crecimiento económico basado en las unidades familiares e insistiendo en el error de descalificar su valioso aporte a la generación de empleo y riqueza , de alguna manera su teoría explica la razón por la cual a pesar de toda la política antiagraria contra medianos y pequeños productores desplegada con especial énfasis por los dos últimos gobiernos, que no han tenido ningún reparo en dejar en evidencia su apuesta por la agricultura extensiva y en la altillanura, las cifras continúen reflejando la importancia del aporte en la producción nacional del trabajo de los pequeños agricultores.

El experto Canadiense atribuye el estancamiento de la pequeña producción en Colombia a la falta de apoyo del Estado en investigación, asistencia técnica e inversión en infraestructura factores que inciden en la productividad, no reclama subsidios como los que emplean las naciones desarrolladas para soportar a sus productores.

El doctor Berry plantea un modelo dual en el que conviven la gran producción y la pequeña, pues mientras la primera en algunos renglones genera beneficios de escala, la segunda provee mejores ingresos y un alto número de empleos necesarios en un país carente de industria como el nuestro, basa sus afirmaciones en el estudio de exitosas experiencias vividas por Taiwan, Indonesia y Tailandia.

A pesar de toda evidencia el gobierno no direcciona su política a darle sustentabilidad a este sector porque siendo coherente con su esquema de libre comercio, de apertura de nuestro mercado a la producción extranjera uno de los mecanismos empleados para garantizar su acceso es diezmando cualquier competencia interna, por ello no extraña que en la pantomima montada el miércoles anterior en palacio para supuestamente evaluar el cumplimiento de los acuerdos Santos a través de los medios saliera a decir que todo se ha hecho mientras que los costos de producción se mantienen disparados porque en los puntos de venta de insumos los precios siguen en las nubes, las tarifas de servicios públicos son confiscatorias así como el precio de la gasolina, las llamadas de las casas de cobranza a los agricultores continúen incluso en las horas de su descanso, el contrabando campea en las rutas de frontera, las licencias para proyectos minero energéticos en zonas de producción agropecuaria se siguen otorgando y los precios de venta de los productos son manipulados por especuladores; el 25 de mayo podemos cambiar este modelo.

Por: LIBARDO GOMEZ SANCHEZ