ARROCEROS PREPARAN PARO EN CAMPOALEGRE

0
741

REUNION DE LOS ARROCEROS EN CAMPOALEGRE. (1)

Con la asistencia de más de 300 cultivadores de arroz, propietarios de maquinaria agrícola y trabajadores del grano, ultimaron las peticiones que elevarán al gobierno nacional para superar la aguda crisis que este sector viene afrontando y con ello menguando la economía de todos los productores agrarios de la región y de Colombia, señaló Luis Antonio Rojas, Coordinador Departamental de los arroceros.

Los agricultores se reunieron en el Centro Cultural y de Convenciones del Municipio de Campoalegre en donde se plantearon solución a los siguientes puntos:

– Precios de sustentación superior a $130.000, oo carga de arroz.
– Control y congelamiento concertado con los arroceros a los insumos especialmente en periodo de cosecha.
– Revisión a las licencias de importaciones.
– Control al contrabando.
– Amortización de las deudas.

Por unanimidad de los asistentes, se fijo el día 19 de marzo del año en curso, como la fecha cero o ultimátum para que el gobierno solucione favorablemente la deficitaria y crítica situación que afecta a los cultivadores de este cereal.

El arroz como principal fuente de la economía lugareña es en manera fundamental el producto que regula el bolsillo de los campoalegrunos.

En el proceso del cultivo del arroz, se inicia con la preparación de la tierra en donde se utiliza un tractor que hala unos discos metálicos adecuados para desmembrar la corteza y posteriormente se disponen unos arados que son igualmente un serial de discos para revolver, desmenuzar el terrón y la yerba para secarla.

El tractor igualmente puede sembrar con unos aparatos que se llaman sembradoras o en su defecto el propietario contrata personal con unos elementos atados a las cinturas con estilo rudimentario que se denominan “chuchas” que lanzan el grano al terreno, ya poco aplicable porque es más costoso.

Luego vienen las construcciones de caballones en donde se disponen de niveles y de personal para proyectar el curso de entrada del agua proveniente de los ríos por el sistema de gravedad desde unos tomos o trinchos.

Llega la primera abonada para que el arroz nazca en buenas condiciones. Esto depende mucho del clima. Vienen otras dos abonadas. Según las hectáreas asimismo se invierten los fertilizantes de acuerdo a un record descrito por el ingeniero agrónomo que contrata el arrocero.

Posteriormente la fumigación para las plagas como el hongo, herbicidas para la liendre puerco y otras, asi sucesivamente hasta que el arrocero debe cortar la cosecha contratando una combinada o recolectora de arroz, los carros transportadores y finalmente el productor llega al molino en donde el precio lo fijan los empresarios y lo grave la pesa, allí le descuentan por basuroso, humedad, contaminado, etc.

Finalmente el rendimiento no es mucho con los descuentos en la pesa (báscula) y ello si el agricultor cuenta con suerte apenas le alcanza para pagar los gastos. Es mucha la mano de obra que contrata y los trabajadores del campo que dependen del cultivo.

El arrocero campoalegruno en las últimas décadas viene trabajando a pérdida y sin ningún incentivo, mientras que al granjero americano el gobierno les subsidia toda la cosecha y con el TLC que firmó Colombia con Estados Unidos nos traerán libra de arroz a cien pesos, lo que a la postre acabaría con la agricultura que en una época fue fructífera. Sin hablar del contrabando que es otro cuchillo.