EL FESTIVAL DEL ARROZ

3
711
Medardo Zabaleta Ipuz
Escritor

En las dos primeras versiones del festival del arroz, sus promotores para elegir la reina de las fiestas, optaron por unos requisitos muy usados en su tiempo: la belleza, la simpatía, la habilidad para danzar los ritmos típicos del Huila. Pero en realidad la candidata ganadora sería aquella que recolectara la mayor cantidad de dinero en el trascurso de las fiestas. El total de lo recaudado por las candidatas sería invertido por el comité de fiestas en una obra social en el municipio. Así pues, en la velada de coronación, después de que las candidatas ejecutaran una danza, mostraran otras habilidades como cantar o recitar, llegaba el veredicto final, el cual consistía en anunciar la cantidad de dinero recaudado por cada candidata y su séquito.

Para tratar de aumentar el dinero recaudado por cada aspirante, a éstas se les permitía un tiempo extra para que convencieran a sus seguidores de hacer mas aportes a sus respetivas arcas. Vencido el plazo y suspendidas las donaciones, el jurado verifica las cifras de cada participante y la de mayor recaudo sería coronada como la soberana del arroz. La forma de hacerse a los recursos por cada bando era ingeniosa. Una veces se hacían basares donde se ofrecían todo tipo de comidas y bebidas, se cobraba cierta suma de dinero por bailar con la candidata; se hacían rifas, se pegaban pequeñas estampas a las camisas de los hombres, por las cuales se cobraban. En una ocasión se subasto un pico de la soberana y efectivamente el ganador que pago una gruesa suma de dinero, recibió por parte de la reina un pico de gallina que le fue entregado ante todo el público, causando inmensa hilaridad en los presentes.

Volviendo al presente, es bueno recordar que el verdadero protagonista de estas fiestas folclóricas es el arroz y para fortuna nuestra pese a los TLC, soy optimista en este cultivo, pues en el panorama cercano se avizoran nuevas semillas de variedades mejoradas y los esperados híbridos que prometen unos rendimientos de hasta un 30 por ciento mayor de rendimiento que las variedades convencionales. Otra ventaja que traen las nuevas variedades es que la mayoría son resistentes a moléculas o herbicidas que si destruyen las malas hierbas.

Los arroces híbridos ya están a la vuelta de la esquina. Precisamente aquí en Campoalegre ya se están haciendo ensayos semicomerciales. Los resultados de rendimiento, adaptación y molinería se verán entre octubre y noviembre.

Volviendo al festival del arroz sería bueno que para otras oportunidades al factor folclórico se le agregara programación donde los agricultores también fueran protagonistas. Por ejemplo, programar concursos donde se premiara al agricultor que presente la espiga con mayor número de granos, al que presente la mata con mayor cantidad de espigas, premiar a los creadores de los aguilones, condecorar al gerente del molino que mejor se porte con los agricultores, en todo caso estimular a los verdaderos creadores de riqueza.

Medardo Zabaleta Ipuz
Escritor