EL LADO OSCURO DE CLARO

0
699


En el año de mil novecientos noventa y siete un joven emprendedor y con visión de futuro, apelando al apoyo de algunos amigos y parientes reunió unos pesos para dar inicio a la constitución de una productora local que procuraba aprovechar otro negocio que en la época se inauguró en el país: canales por antena parabólica en muchos municipios que distribuían a través de cable su señal con canales internacionales, luego un conglomerado con mayor pulso financiero montó canales similares y adquirió otros entre ellos el de Neiva para dar lugar a Cablecentro, con ellos Martín le apostó a desarrollar un proyecto que involucrara a la gente de la región, que se apoyará en su creatividad, sus ideas, sus iniciativas y que registrara las dinámicas de la zona en múltiples producciones como noticieros, magazines, programas deportivos, de opinión, comunitarios, sociales y por supuesto las festividades Sanpedrinas, para que esto fuera posible los interesados a lo largo de estos años invirtieron en cámaras, computadores, utilería, sets, equipo de iluminación y sonido, en fin todo aquello que se requiere para producir un programa televisivo; con Cablecentro se firmó un contrato de arrendamiento que le permitía a Martín orientar la programación del canal local y que a la fecha emplea de manera directa veInte personas e indirecta otras setenta.

En el dos mil seis el gobierno le vende TELECOM a TELEFÓNICA de España y Carlos Slim el propietario de TELMEX se queda viendo un chispero porque no logra hacerse a la empresa estatal de las telecomunicaciones, propósito que complementaba su participación mayoritaria en la telefonía celular porque desde el dos mil uno a través de América Móvil se tomó a la empresa COMCEL, el tropiezo lo alentó a iniciar la adquisición de CABLECENTRO que iniciaba su operación de servicio de INTERNET domiciliario a través de la banda de los tres punto cinco GHz, así Martín quedó en manos de TELMEX que de manera unilateral dio por terminado el contrato este mes, sin justificación alguna, sin importar la suerte de las familias que dependen de este servicio y con la arrogancia mostrada por el mexicano en el reciente encuentro de empresarios en Cartagena en que amenazó al gobierno si se interponía en su propósito de tomarse la banda de cuatro G, el espacio radioeléctrico patrimonio público de los Colombianos. A pesar de la estocada del Monopolio extranjero, Martin seguirá transmitiendo.

POR: LIBARDO GOMEZ SANCHEZ