OPINION: EL LLANTO DE LAS ESTATUAS DE SAN AGUSTIN

0
1240

En-San-Agustin-cambiaron-las-estatuas-por-unas-de-carton-004

“El Huila rinde culto a la profanación del pensamiento mitopoético ancestral”

Ante tamaña idea de trasladar In Situ la estatuaria más representativa de San Agustín a la capital nacional es lo que conlleva el acto más profano y vil que jamás haya aceptado el pueblo Huilense como sinónimo de servilismo frente al clientelismo político que opaca todo intento de identidad. Estos dirigentes que deciden la suerte de aquellos que no tienen voz quieren mutilar su cultura a partir de la profanación del pensamiento mitopoético del “pueblo escultor de gusto bárbaro” del Alto Magdalena como lo describiera uno de los investigadores más serios de comienzos de siglo K. Preusss.

La organización de la estatuaria obedece a una concepción que está ligada con el pensamiento y la manera como concibieron la vida a partir de la reflexión de temas tan trascendentales como la muerte, la vida, el día, la noche, la creación, entre otros aspectos. Nos cuesta trabajo entender que este santuario obedece a un contexto concreto creado por hombres concretos que nos dejaron plasmado su pensamiento en la estatuaria, ubicadas de manera equidistante que obedece a una posición astronómica que tienen por sí misma un significado que dio sentido a la organización de la vida, la programación de las cosechas, el tiempo de lluvias y demás elementos que dan sentido a la vida de los hombres.

Pero nada de lo anterior importa en la mente de aquellos doctos que se dejan seducir por la inopia de la farandulería que no permite reconocer contextos históricos particulares que tienen en esencia un sello sagrado del cual no se puede desligar como cambiarse de camisa por decirlo de algún modo. Estos dirigentes que decidieron mutilar el contexto sagrado de la cultura agustiniana lo hacen abiertamente porque sienten que no hay nada que una su cultura con la ancestral. ¡Qué pobre pensamiento! La referencia mínima a nivel mundial de Huila es precisamente el Parque Arqueológico que entre otras cosas, no tiene ninguna relación con el nombre del santo San Agustín. Desde la Universidad Surcolombiana hemos propendido porque se le denomine “Cultura Megalítica del Alto Magdalena”.

Intelectuales serios de muchos países ven con fascinación la magia y el encanto que vislumbra en delirante asombro cuando descubren que un grupo de pequeños agricultores se contentaron para su diario vivir con construir pequeñas chozas y para el culto trascendente verdaderas obras de arte. Estos burócratas alienados por la imposición de la cultura del consumismo no lograran entender los estados sublimes de la concepción de un pensamiento tan elevado en donde la simetría de los trazos, la superposición de planos, el manejo dual de las formas, entre otros aspectos artísticos dan la dimensión de aquellos hombres que solucionaron el problema de concretar los rasgos antropozoomorfos utilizando círculos, cuadrados, rectángulos, óvalos sin tener conocimientos de las matemáticas. ¿Cómo lo hicieron? Precisamente el arte es una manifestación trascendente del ser que no todos tenemos la capacidad de entender y por eso pisoteamos lo más sagrado.

El hombre moderno es consciente de la necesidad de preservar el patrimonio porque es la manera de reconocer la presencia del hombre en diferentes contextos históricos. Esa es la esencia de la Historia que ha de enseñarse para estructurarnos como verdaderos Huilenses. El Estado debe preocuparse por capacitar a todos los maestros del país en torno a temas trascendentales como lo es el reconocimiento, conservación y divulgación del patrimonio, entre otros aspectos fundamentales.

Este hecho debe invitar al pronunciamiento colectivo de rechazo unánime que ha ofendido enormemente el legado de un pueblo escultor que escogió la Tierra de Promisión como asidero de tan majestuosa virtud.

Mauricio Salgado copia

Esp. MAURICIO SALGADO SANCHEZ
Activista y Gestor Cultural