Hernán Andrade, voz del conservatismo en Senado

0
611

hernan-andrade-serrano-15

El congresista huilense fue escogido por la bancada del Partido para representarlo en el Legislativo, ante el gobierno nacional y los medios de comunicación.

La bancada del Partido Conservador en el Senado seleccionó por mayoría a Hernán Andrade Serrano para que interlocute ante las demás fuerzas políticas en el Congreso, lo represente frente al gobierno nacional y se exprese en los medios de comunicación.

 Como portavoz de los demás 17 senadores de la colectividad, le corresponderá coordinar y representarlos en el trámite de proyectos y en la defensa de las ideas y posturas del conservatismo.

 Andrade, ex presidente del Congreso, ex representante a la Cámara, ex diputado y ex concejal de Neiva, se declaró satisfecho de la misión encomendada y la ofreció a los huilenses que lo apoyaron en revalidar la curul de senador.

 “El reto es sacar adelante proyectos clave para el desarrollo social, jurídico y económico del país. El conservatismo será responsable de tramitar iniciativas que garanticen el bienestar de los ciudadanos, así como evacuar del congelador temas que quedaron pendientes en la pasada legislatura”, dijo.

Agregó que las diferencias políticas o ideológicas no pueden llevar a los líderes de los partidos a sacrificar los intereses generales de la comunidad. “Desde acá los invito a todos a que debemos valorar el llamado a la paz; y  legislar pensando en la comunidad y en su bienestar general”, señaló.

Andrade, quien fue ratificado integrante de la Comisión Primera, que conoce de asuntos constitucionales, será el vocero de la colectividad en la primera legislatura del cuatrienio, que finaliza el 20 de julio de 2015.

“En esta célula legislativa deben ser discutidas las reformas constitucionales, a la estructura del Estado y proyectos del gobierno como la eliminación de la reelección y la reforma del Estado. Allí estarán los escuderos del santismo, los alfiles del uribismo y pesos pesados de los diferentes partidos”, concluyó.