LA EXPLOSION DE UNA SOCIEDAD EN CRISIS

0
555
libardo-gomez-sanchez

libardo-gomez-sanchez
Las fatídicas explosiones que cerraron de manera macabra la tradicional maratón de Boston cegaron la vida de victimas inocentes y laceraron a cientos de deportistas y espectadores y al mismo tiempo golpearon nuevamente la tranquilidad de una sociedad acostumbrada a presentarse como el modelo a imitar y a trasladar sus conflictos mas allá de sus fronteras.

Luego de una cinematográfica persecución, digna de Hollywood, se presenta a un par de hermanos de origen Checheno como los responsables de la activación de las letales bombas y se presume que su decisión fue ajena a cualquier retaliación de grupos u organizaciones terroristas, es decir, que actuaron a motuo propio sin un motivo que explique la razón de su delictiva conducta.

El suceso por supuesto resulta relevante en un momento en que la sociedad norteamericana registra un numero sin precedentes de pobres, un retroceso de la tradicional hegemonía económica y militar en el globo terráqueo que sacude sus simientes en todas partes por la crisis y los devastadores efectos ambientales resultado de la sobreexplotación que conducen al calentamiento prematuro del planeta.

Ahora no solo preocupa el déficit de la balanza comercial, los negocios perdidos por la fuerte competencia de las empresas de las naciones emergentes , las dificultades para conseguir empleo, la pobreza como un fantasma deambulando por las calles de las aglomeraciones urbanas y escondida en los rincones de las zonas rurales, ahora se suma la respuesta desesperada de su propio pueblo, ya no es necesario trasladar terroristas de oriente medio o cualquier otra latitud ya en los ghettos de sus suburbios las incubadoras de aprendices de extremistas están funcionando.

Mientras en esas latitudes todo anda en conmoción aquí se pretende que vivimos en una calma chicha, solo se amplifican los reparos del Uribismo a las negociaciones de la Habana y se le presenta como la oposición al gobierno de turno aun cuando son evidentes sus similitudes en la Unidad Nacional, así se pretende ocultar el evidente rechazo de diversos sectores de la población a decisiones que afectan sus vidas y especialmente a quienes verdaderamente ejercen oposición discutiendo una a una las orientaciones gubernamentales por su carácter antinacional y lesivo a los propósitos de los empresarios nacionales, las clases medias y el bienestar de los sectores populares.

El terrorismo no resulta benéfico para resolver los problemas de las sociedades en ningún tiempo o lugar, pero es una señal inequívoca del malestar.

LIBARDO GOMEZ SANCHEZ

Columnista