LA SANTISIMA TRINIDAD DE CAMPOALEGRE: 203 AÑOS DE HISTORIA

3
819


La Capital Arrocera del Huila, cumple en este día 203 años de fundación y en el trasegar de su vida Municipal, la principal fuente de ingreso económico ha tenido origen en el desarrollo agro industrial que lo han constituido sustancial e históricamente la siembra y explotación del cultivo del arroz y el procesamiento tecnológico del sector molinero.

Campoalegre luego de la aprobación de la Reforma Social Agraria a comienzos del mandato del Presidente Carlos Lleras Restrepo en 1968, las tierras estaban en poder de unos pocos latifundistas y todavía existen minifundistas especialmente en la cordillera Oriental que siembran yuca, plátano, cebolla, tomate, arveja, fríjol y hortalizas.

La mayoría de las viviendas del pueblo se levantaban en adobe, bahareque con guadua y palmicha con amplios solares en los cuales se erguían altivas y elevadas palmeras con sus ramilletes de cocoteros que se cantoneaban al paso de las brisas del Río Neiva conformando un hermoso y verde paisaje de donde se inspiraron los compositores Jorge Villamil Cordovez y Luís Carlos Álvarez Camacho con “Llano Grande” y “El Bajacocos”, respectivamente, sin dejar de lado a otro ilustre huilense autor de “Río Neiva” y el “Himno a Campoalegre”, el insigne compositor Luís Alberto Osorio.

Anterior a la entrega de parcelas muchos campoalegrunos ejercían profesiones en peluquería, construcción, panaderos, bizcocheros, tenderos, arrieros pero la gran mayoría su actividad para la manutención y subsistencia de la familia la derivaban del trabajo en el campo como jornaleros y de aquí por obra y gracia del INCORA se constituyeron en parceleros recolectando su propia cosecha de arroz y sus ingresos irrisorios se multiplicaron en fabulosas sumas de dinero, por decir algo, un jornalero recibía en el mes $400,oo y ya como parcelero obtenía ganancias que superaban los $400.000,oo por cosecha, como por obra y magia de Aladino el de la “Lámpara Maravillosa”. Esa fue la época de la “bonanza arrocera”.

La tenencia de la tierra para el que la trabaja fue un slogan materializado por muchos líderes agrarios que lucharon con tesón y que hoy son dignos de mencionar como Víctor Benítez, Saturnino Perdomo, Víctor García, Hernando y Álvaro Durán, Alejandro Córdoba, Misael García, Adelmo Gutiérrez, Hernando Rodríguez, Libardo Quimbaya, Daniel Hinestrosa y otros.

El aspecto urbanístico de Campoalegre exterioriza hoy en día un gran avance en su construcción que contemporiza, dada la proporción poblacional, al de las grandes ciudades en su adelanto tecnológico que contrasta ostensiblemente con el pueblito de hace tres décadas. Contamos con el embalse de Betania en sus predios, mayor y mejor electrificación en el área urbana y rural, así como mayor cobertura en la construcción y mantenimientos de carreteables. El “status vivendi” de cada familia en lo económico, social y cultural tienen un nivel superior al que se registraba en el siglo pasado, tanto es así que existe un gran número de campoalegrunos profesionales en las diferentes carreras y que trabajan con mucha solvencia en lugares distantes del país, incluso en el exterior.