¡Ni ley 100, Ni Reforma! Movilización y Salud como Derecho

0
657

img_4868847902594
Las batas blancas se han levantado de nuevo, acompañados de miles de colombianos que padecen el actual modelo de salud.Sostienen que la profundización del modelo de la ley 100, con la reforma del gobierno, después de 20 años, nos sacará de Guatemala para meternos en guatapeor.

La salud como negocio surge con la ley 100, de la cual fue ponente el entonces y hoy nuevamente aspirante, senador Álvaro Uribe Vélez, durante la Administración de Cesar Gaviria, en la cual el actual mandatario Juan Manuel Santos fue ministro. Estos personajes hacen oídos sordos ante las denuncias de miles de colombianos, no es de extrañar, dentro de sus muchas coincidencias está el modelo de salud de las EPS.

Ejemplo dramático de las protestas que se presentan a diario en todo el país por este modelo, es el del pasado viernes 15 de Noviembre en Neiva. Una madre desesperada se encadenó en la clínica Saludcoop[1]. La mafia de las EPS ha llegado a tanto, que en este caso no les bastó con evadir una tutela, tampoco permitieron la entrada a la clínica del Personero de Neiva, la autoridad pública que de acuerdo con nuestra Constitución debe velar por los derechos humanos y el interés público. Bien lo dijo el personero: “Este es el reflejo del estado de la salud en el país. (…) Esto no es un servicio de salud. Es un negocio particular y quieren someternos a sus negocios”. ¿Cuántas muertes y abusos más van a seguir permitiendo Santos y sus congresistas de la Unidad Nacional?

Santos vendió la idea que su reforma sería la solución y dijo que “se acabarán las EPS”, más de sus ya conocidas mentiras y engaños al país. En la reforma, de acuerdo con la Contraloría General de la República, las EPS de hoy y Gestoras del mañana, serán entidades multipropósito porque tendrán el papel de aseguramiento, administración y recaudo. Así mismo, recibirían parte de la prima de salud por anticipado, serán quienes definan las redes de prestadores regionales y contratarían con ellas.
Por otra parte, el “acta de defunción” de los hospitales públicos vendrá de la mano de la “integración vertical” que se le permitirá a las EPS en el primer nivel de atención (la mayor parte). Ya no tendrán que contratar con las ESE y podrán expandir sus negocios de salud con sus propias IPS.

La reforma no sólo maquilla la ley 100 con sus “nuevos” actores: Gestoras, SALUD MIA, MI PLAN; también, en vez de garantizar el buen funcionamiento de los concursos, permitirá el libre nombramiento de los gerentes de los hospitales públicos, y ataca la única herramienta que nos quedaba para acceder a la salud: la tutela.

El sistema de salud no va a mejorar con más remiendos, es necesario tumbar la actual reforma, derogar la ley 100 y construir un nuevo modelo que garantice el derecho a la salud y no el negocio a la salud, que es lo que hay ahora. Para esto es imprescindible la organización y movilización pacífica, democrática y masiva, que logre, al igual que la Mesa Amplia Nacional Estudiantil – MANE y las “Dignidades” Agropecuarias, detener a Santos en su intento de profundizar las políticas neoliberales, en este caso en salud. Pacientes y trabajadores de la salud ¡a organizarnos y movilizarnos contra la reforma de Santos y por un nuevo modelo de salud!

Adenda: Para las próximas elecciones no olvidemos que los senadores huilenses apoyaron la reforma, esto no es “cumplirle al Huila”, como dice uno de ellos.

Escrito por:

María Alejandra Cabrera P.
Enfermera en Formación – Universidad Surcolombiana
Twitter: @Alecabrera28