Opinión De Oscar Iván Leyva Bocanegra: DÍA SIN IVA: LO BUENO, LO MALO Y LO FEO


Opinión De Oscar Iván Leyva Bocanegra: DÍA SIN IVA: LO BUENO, LO MALO Y LO FEO. En pleno éxtasis de la pandemia con 3.049 casos reportados por COVID-19 y un total de 63.276 contagios y 95 fallecidos, el pasado viernes 19 de junio se vivió en Colombia el primero de los tres días sin IVA del año 2020.  A continuación lo bueno, lo malo y lo feo.

LO BUENO

Como primer aspecto, se incrementaron las ventas a través del comercio electrónico en un 800%, lo que significa, que muchos colombianos accedieron a los descuentos y promociones desde casa, demostrando el incremento en el manejo de las tecnologías Como segundo aspecto, las ventas del comercio en general superaron los 5 billones de pesos, situación que implicó un incremento de las ventas entre un 30% y 70% respecto al año 2019. En otras palabras ¡de maravilla para las empresas!.

Indudablemente el primero de los tres días de exención del IVA, trajo ganancia para los empresarios y por consiguiente oxigeno financiero para cumplir sus obligaciones; sin embargo, la medida puede generar en las personas entre muchos pensamientos los siguientes:

  1. Una sensación de que los impuestos son malos y no son necesarios, pues, muchas personas compraron de forma inconsciente e irresponsable por la sencilla razón de no tener que pagar el IVA, mas no por la necesidad del producto.
  2. Se puede mal acostumbrar a la población a consumir exclusivamente cuando hay exenciones impositivas, de hecho, muchos colombianos desde la noticia del descuento de IVA feriada por el gobierno llevaban esperando tan anhelado día.

LO MALO

Ahora vamos con lo malo. Muchas personas perdieron horas haciendo filas y no se beneficiaron de los descuentos debido a que estos no aplicaron para compras en efectivo. Es claro que el interés del gobierno es fomentar la legalidad y en consecuencia la bancarización de los colombianos, pero y ¿qué hacer con el 25% de los ciudadanos que no utilizan medios de pagos digitales? ¿Dónde quedan sus derechos? ¿Luego el efectivo no es legal? en fin, para pertenecer al sistema deben ir a la banca.

Otros aspectos que incomodaron a los usuarios en el día sin IVA, fueron las fallas en las plataformas digitales, páginas web y sistemas de información al momento de realizar sus compras. Lo que deja en evidencia que algunos negocios no estaban listos operativamente para la feria del descuento digital. ¡Ni que hablar de los protocolos de salud y seguridad!

Probablemente las clases media y baja fueron las que más aprovecharon el descuento del IVA. El televisor como el producto más vendido ya no faltará en la sala o habitación, ¡justo ahora que llega el gran lanzamiento: pasión de gavilanes! o para revivir los triunfos de la ¡tricolor! ¡El golazo de james!  Y el ¡era gol de Yepes!

Con ocasión a las compras realizadas, sería interesante conocer los datos del endeudamiento de los colombianos, su capacidad de pago y las oportunidades de empleo para poder pagar el consumo desmedido, irresponsable y superficial de artículos innecesarios que nos pregonan día y noche.

Desde que se decretó el confinamiento en Colombia por el riesgo de contagio de COVID-19, todo el aparato del poder ha gastado energías, presupuesto y recursos en pro del “QUEDATE EN CASA”. De hecho, la policía se aburrió de impartir multas a personas desobedientes que violaban la cuarentena; los trabajadores de la salud resistiendo con las “uñas” con escasez de equipos de protección básico y sin estímulo económico prometido. Tal parece, que la consigna #quédate en casa, daba sus frutos, la curva lejos de aplanarse, se venía controlando en Colombia. Sin embargo, por negligencia de las empresas con la complicidad de las autoridades y la poca cultura ciudadana, en el día sin IVA se presentaron tumultos, desordenes y transgresiones a los protocolos de salubridad que probablemente ocasionarán incrementos en los contagios de COVID-19.

LO FEO

Por último, lo feo lo resumiremos así: primero, la falta de control y protocolos de seguridad para prevenir los contagios por parte de las instituciones del estado y las mismas empresas. Ha quedado en evidencia que ¡pudo más la máquina registradora!  Por parte del empresario y las ganas de “ganarme” el 19% del producto por parte del consumidor.

Segundo, la carente cultura ciudadana de algunos colombianos. Nuestra idiosincrasia, la del ¡avispado! ¡El que llegue primero!  Fue la que reinó en el día sin IVA.

Tercero, el juego sucio sobre todo de las grandes cadenas de almacenes con los precios de los artículos. Gracias a las redes sociales y denuncias de personas se puso al descubierto falsas promociones y descuentos.

Esperemos que de los errores se aprenda y para los próximos dos días sin IVA que sucederán el 3 y 19 de julio, el estado, las empresas y los consumidores nos comportemos con responsabilidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver tambien

Sacerdote Nuevo Para Hobo

La diócesis de Neiva  , nombró al padre Cesar Augusto Calderón Ramos, en la parroquia San …