OPINION: La casi resurrección del Idema

0
649

plaza de mercado en campoalegre

La frustrada compra de la producción de papa a los productores boyacenses como solución a su actual problemática mantuvo por pocos días resucitado al Idema, el desaparecido, hace ya muchos años, Instituto de Mercadeo Agropecuario creado para la adquisición, a unos llamados precios de sustentación, de la producción nacional en clara dificultad de colocación en los mercados por razones, en la mayoría de los casos, no justificadas. Mal quedó el gobierno al plantear esta operación sin analizar las implicaciones jurídicas de la medida, razón por la que se cayó, pues no existe en la normatividad jurídica actual la posibilidad de que el gobierno pudiera adquirir esta producción tal como la ofreció el presidente Santos como cumplimiento de los compromisos asumidos durante las protestas recientes.

La negativa respuesta a la operación salvó al gobierno de haber puesto, de hecho, en vigencia el difunto Idema terminando abruptamente con esta idea sin sustento y totalmente inconveniente pues, con toda seguridad, los otros productores igualmente en dificultades de colocación de sus productos también irían a solicitar la aplicación de la misma solución para sus problemas agrandando las cifras comprometidas.

De otra parte, tal como lo he anotado en comentarios anteriores, la problemática del sector productor primario no se resuelve con subsidios, llámense como se llamen, sino con verdaderas políticas de reconversión productiva, mejoramiento de la productividad mediante la revisión de procesos de producción incorporando nuevas tecnologías y formando a los productores en estas nuevas formas de producción, además de un adecuado financiamiento. Hacia allí deben dirigirse los recursos del gobierno en lugar de complacer apetitos pasajeros y totalmente improductivos y, lamentablemente hay que agregar, facilitando la comisión de irregularidades como la ocurrida en el sector cafetero con los PIC con valores perdidos que superan los 40.000 millones de pesos.

Ojalá este inadecuado mecanismo sirva de lección para que todos le apuntemos a encontrar soluciones verdaderas a la problemática de la producción frente a las realidades actuales representadas por los tratados de libre comercio que exigen otros niveles de creatividad y decisión.

• Escrito por Germán Palomo García