Opinion: La Democracia de los Tiranos

0
516
libardo-gomez-sanchez

libardo-gomez-sanchez
Cuando el gobierno de Obama anunciaba públicamente su decisión de entregar armas a los opositores al régimen de Assad en Siria argumentando que se ha confirmado el uso de armas químicas por parte del gobierno contra la población civil, en Turquia las autoridades empleaban a fondo la fuerza para desalojar a los indignados que han ocupado por más de dos semana la plaza Taksim en Estambul, estas es la típica respuesta de quienes arguyendo esfuerzos por preservar la democracia acuden a la fuerza bruta para dirimir sus contradicciones con naciones o sectores sociales que no aplauden sus ejecutorias, así se comportan los Tiranos modernos. El espionaje indiscriminado a quienes emplean la internet para comunicarse por parte de las Agencias de Inteligencia y Seguridad de los Estados Unidos develan la naturaleza del gobierno norteamericano, en nada se diferencia de las ejecutorias de su antecesor quien hasta la mentira empleo para justificar su descarada y atroz invasión a Irak.

Es evidente la urgencia que tienen los gringos de recuperar el control que en el pasado tuvieron en el hemisferio sur del continente americano, su alicaída economía requiere de estos mercados para colocar sus mercancías y capitales excedentes y disponer de recursos naturales y materias primas baratas para sus factorías, está claro que no parará en mientes para lograrlo, así su mandatario afroamericano quiera posar de demócrata.

En su propósito cuenta con gobernantes pusilánimes como el colombiano que sin sonrojarse pasa por el ridículo de pretender participar como miembro de la OTAN , un club de poderosos que conforman una organización militar para ejercer violencia con la que protegen los intereses de las multinacionales en el mundo y para ampliarlos si es el caso, tal como ocurrió con el pueblo de Libia al que bombardearon sin misericordia hasta la muerte de Gadafi.

Sin embargo no son pocos los obstáculos que la superpotencia tendrá que vencer en su agenda recolonizadora, los pueblos de hoy tienen referentes que prueban las bondades de las naciones libres y la contienda con otras potencias como China que también pretenden el dominio de la región los debilita, de tal forma que los movimientos de oposición cohesionados con los sectores de la sociedad afectados por la pérdida de la soberanía económica y política tendrán posibilidad de organizarse y promover cambios profundos que transformen radicalmente la pobreza y las limitaciones democráticas que sufren las mayorías.