Santos, reelegido Presidente de Colombia

0
584

Juan_Manuel_Santos_t670x470
Con más del 50% de la votación, el candidato-presidente, Juan Manuel Santos, fue reelegido este domingo por los colombianos en segunda vuelta.  Con el 100% escrutado, 7.816.986 votos fueron para Juan Manuel Santos (50,95%) y 6.905.001  para @OIZuluaga (45,00%).

En su formación se preocupó por recoger todos los elementos para apuntar a ser un estadista. Desde muy joven estuvo vinculado al sector privado y luego al Gobierno, en cargos que se consideran requisitos para llegar a la jefatura del Estado, aunque electoralmente sólo se midió en las urnas hace cuatro años, cuando ganó el cargo con más de 9 millones de votos, guarismo que nunca antes en la historia había logrado un presidente de la República.

A la vida pública llegó en la década de los años 70 del siglo pasado, cuando por nueve años (1972-1981) fue el representante de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia ante la Organización Internacional del Café en Londres (Reino Unido), lo que le hizo en su momento uno de los hombres fuertes en el sector cafetero del mundo.

A su regreso, el hoy presidente dedicó diez años al periodismo (1981-1991) desde el periódico El Tiempo, el cual perteneció a su familia hasta comienzo del presente siglo, cuando fue vendido al grupo Planeta de España. Ejerció como subdirector.

Al Ejecutivo Nacional llegó en 1991 cuando el presidente César Gaviria Trujillo, lo llamó para que creara el Ministerio de Comercio, en el cual estuvo hasta 1993.

Su primer acercamiento al cargo que ocupa en la actualidad se dio en 1991, cuando el Congreso de la República lo escogió como designado presidencial, la figura que funcionó en la Constitución Política de 1886 para prever un reemplazo temporal o definitivo del presidente de la República.

Políticamente siempre ha estado más cercano al Partido Liberal, aunque es el jefe natural del Partido de la U, el cual fundó en 2005, al lado de su hoy principal contradictor político, Álvaro Uribe Vélez.

Santos estuvo al frente del liberalismo entre 1995 y 1997; se retiró un tiempo de la figuración política hasta el 2000, cuando le aceptó al presidente conservador Andrés Pastrana, el cargo de ministro de Hacienda, hasta agosto de 2002.

LA POLÍTICA URIBISTA

A partir de entonces Santos inició una nueva fase política: ser uno de los principales aliados del entonces jefe del Estado, Álvaro Uribe, tanto que en su segundo gobierno aceptó ser ministro de la Defensa.

En 2010 la llave Uribe-Santos ganó la Presidencia de la República, en el marco de lo que llamó la Unidad Nacional, una alianza política-burocrática-programática con algunos de sus opositores en la primera vuelta, haciendo una formación final con los partidos Liberal, Conservador y Cambio Radical. Un año después, en 2011, se sumó la Alianza Verde a su gobierno.

Frente a las críticas que le hacen por ser un presidente lejano a los ciudadanos, Santos responde: “Siento que soy una persona nueva, gestionar un país desgasta, es algo innegable, pero también enseña a trabajar por los demás, a levantarte cada mañana con el firme propósito de que los colombianos merecen un Gobierno que se preocupe por sus necesidades, que les ofrezca soluciones, que dé la cara por ellos”.

El candidato de la Unidad Nacional tiene como bases de su campaña seguir trabajando por la paz, mejorar los niveles de educación, el acceso a la salud y hacer de Colombia un país más equitativo.

Al enfrentarse en las urnas el pasado 25 de mayo, cedió una ventaja de cerca de medio millón de votos al uribista Óscar Iván Zuluaga. Santos afrontó el resultado convocando al país y a los partidos que quedaron por fuera de la contienda electoral, a unirse por la paz. Recorrió regiones del país buscando convencer al voto indeciso.

Sindicalistas, empresarios, gremios e incluso sectores de izquierda que hicieron oposición a su gobierno respaldaron la reelección bajo el único propósito de alcanzar la paz, asunto que se consolida como el mayor compromiso del presidente Santos si llega a obtener su segunda oportunidad de gobierno.

Cortesia: http://www.vanguardia.com