GRAN MINERIA SINONIMO DE POBREZA

0
842


Mali, Níger y Sierra Leona son tres naciones ubicadas en el continente Africano, que tienen otras cosas más en común: forman parte del club de países más pobres del mundo, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD) la expectativa de vida de sus habitantes en promedio no supera los cincuenta años y el PIB per cápita está debajo de los mil dólares; sin excepción todos dedicaron principalmente sus economías a la explotación y exportación de sus recursos mineros; Malí exporta oro, Níger Uranio y Sierra Leona Diamantes con una participación cercana al 80% en su comercio exterior en los tres casos, por supuesto la explotación la adelantan compañías extranjeras que terminan apropiándose de la mayor parte de esta riqueza. No disponemos de información suficiente para asegurar que agudos problemas de disponibilidad de agua en estos países estén asociados a la actividad minera, pero resulta por lo menos un indicativo que en ellos se presenten graves problemas de seguridad alimentaria por la sequía y el desplazamiento de zonas agrarias por las excavaciones y perforaciones de las empresas mineras.

La política de Locomotora Minero Energética propiciada por el gobierno de Juan Manuel Santos está empujando al país a escenarios similares a los descritos arriba, podremos convertirnos en los Africanos de América de continuar esta absurda política que genera un ambiente macroeconómico adverso a las actividades industriales y agropecuarias; por una parte el flujo de dólares de las multinacionales mineras y la libertad en la tasa cambio conducen a una revaluación permanente del peso que golpea todas las actividades económicas orientadas a la exportación, tal como ocurre con el café y las manufacturas; pero también hay una competencia por la ocupación del territorio que termina arrinconando al más débil y desaloja a los productores del campo para dar paso a la explotación minera, petrolera o energética, es lo que viene ocurriendo en el Huila con las represas de Betania y el Quimbo y con la producción petrolera que arrancó en el norte del Departamento y ya afincó sus garras en el centro y occidente. En contravía a lo anunciado por el gobierno, la bonanza minera no se comparte con los sectores económicos afectados y por el contrario con la reforma tributaria amplía los beneficios a las Multinacionales bendecidas con las concesiones y gabelas impositivas del pasado. ¿Hasta cuando jugarán con nuestro futuro?

LIBARDO GOMEZ SANCHEZ