‘Ojalá pudiera salir desnuda a la calle porque el cuerpo no genera violencia’

0
774

525402_10200719184637479_44283983_n

Tiene 33 años, termina el bachillerato y se declara putamente feliz. Mar Candela Castilla lidera en Colombia La Marcha de las Putas que concentrará cinco mil mujeres de este país que el próximo sábado gritarán “no más violencia de género”.

Candela, quien inunda las redes sociales y toca las puertas de los medios de comunicación promoviendo que las mujeres asistan a la movilización en Bogotá, Medellín, Cartagena y Cali, copió la idea de la movilización en México, Ecuador, Uruguay, Perú.

“La idea empezó cuando un policía, en una conferencia de seguridad en Toronto, dijo que las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar violaciones”, cuenta a EL MUNDO.es.

P.- ¿Por qué La Marcha de Las Putas?
R.- Sucedió después de la afirmación de un policía donde manifestaba que las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar ser violadas. Y no es así, mi ropa no significa una invitación a violación y mucho menos asesinato. Ya estamos en 30 países, yo adopto la marcha el 25 de febrero de 2012 desde el movimiento Feminismo Artesanal. Concentramos a dos mil mujeres y esperamos cinco mil este año. Insisto mi cuerpo desnudo no significa que me violen, menos que me asesinen.

Mar Candela Castilla
Mar Candela Castilla

P.- ¿Cree que la ropa de las mujeres incida en el deseo sexual y violación?
R.- Jamás… Mi ropa no es argumento para que me violenten, ojalá pudiera salir desnuda a la calle porque el cuerpo no genera violencia, es excusa de los violadores, el cuerpo es sagrado y no debe ser tocado sin permiso.

P.- ¿Cómo marcharán las mujeres?
R.-Saldremos desde las 11:00 a.m. desde distintos puntos de encuentro en Bogotá, Medellín, Cartagena y Cali. Es pedagogía urbana desde el arte, vamos a dialogar con la ciudadanía porque la violencia de la mujer no es asunto privado, sí público. A la marcha asisten hombres, niños, ancianos, comunidad LGTBI, familias enteras, cristianos, católicos, mormones, protestantes…

P.- ¿Y es que así de mal está Colombia en violencia de género?
R.- Por supuesto, Colombia es el tercer país en Latinoamérica donde más se reportan casos de violencia de género. No es secreto que cada cuatro minutos asesinan a una mujer en nuestro país.

P.- ¿Quién es usted?, ¿cómo termina liderando esta marcha? ¿Quién la busca para este objetivo?
R.- Nadie me llama, soy ama de casa, madre, esposa, activista, término mi bachillerato, trabajo con una red de mujeres donde buscamos que conozcan sus derechos y libertades. Y soy provocadora.

P.- ¿Provocadora?
R.- Sí, me gusta provocar el cambio y la reflexión día tras día. El año pasado conocí una historia cruel: una mujer no denunció sus amenazas a las autoridades, pero me llamó al teléfono para despedirse. Me dijo ‘llamo para despedirme, este fin de semana creo que voy a ser asesinada’. Guardaba las esperanzas que no fuera cierto, pero un periódico amarillo de Bogotá reportó la noticia días después. Allí vi su fotografía, degollada en primera plana. Ahí me di cuenta que efectivamente era ella. Sentí impotencia de no poder hacer nada, empecé a buscar la forma de concientizar a las mujeres, movilizarlas por sus derechos y encontré La Macha de Las Putas, me enamoré del proyecto y lo saqué adelante en Colombia.

P.- ¿Putas qué quiere decir?
No existe una sola colombiana que no haya sido cuestionada en su moral, en su ética desde la vagina
R.- A nivel pedagógico la adoptamos como marcha Por Una Transformación Auténtica y Social. En Colombia se le dice puta a cualquier mujer, no existe una sola colombiana que no haya sido cuestionada en su moral, en su ética desde la vagina.
Una mujer llega a tener poder político, liderazgo, intelectualidad, ocupa importantes cargos y empiezan a preguntarse: ¿De quién es amante? ¿Con quién se acostó? ¿Cómo logró el puesto laboral? Nunca valoran su intelecto. En ese orden de ideas todas somos putas por sospecha. Por esto, el próximo 6 de abril marcharemos y diremos que somos putamente libres, gritaremos ‘puta o no puta, sobre mi cuerpo yo decido’.

P.-¿A usted la han violentado?
R.- Todo el tiempo, somos violentadas desde lo comercial, social, en la calle, manoteo. La única mujer que diga que no ha sido violentada es porque igno.

P.- Por último, ¿Cómo se explica que una mujer que escasamente termina el bachillerato movilice más de cinco mil mujeres en el país?
R.- No tengo idea, creo que es el amor que le tengo a la libertad. Tocó puertas en los medios de comunicación, inundo de publicidad las redes sociales, busco que las mujeres seamos un ejército unificado donde nos comprometamos a luchar por nuestros derechos y que marchemos el próximo sábado porque la mujer haga lo que haga con su vagina no deja de ser humana y sujeta a derechos.

Francisco Argüello
El Mundo.es