PATERNIDAD RESPONSABLE

0
845

planifique
En Campoalegre los más afectados por un mal que aqueja a una cantidad muy grande de niños, niñas y jóvenes. Son demasiados los niños y jóvenes que no tienen un padre al que expresarle su afecto y gratitud. Y mucho menos a través de un regalo. El problema no es nada nuevo, por el contrario, uno de los rasgos constitutivos de nuestra sociedad, desde que se inició el proceso de conquista, primero, y de colonización después, y que nunca dejó de ser un fenómeno de enorme magnitud, fue la proliferación de hijos engendrados en circunstancias muy distintas a las esperadas según el ideal familiar.

Las causas y consecuencias de este mal social son sin duda muchas y muy complejas. Van desde lo psicológico hasta lo económico. Pero entre ellas hay una principal, que es la relacionada con la pobreza. Eso ocasiona que gran parte de los hogares Campoalegrunos estén a cargo de mujeres solas o, lo que a veces es peor, de hombres que más que un sostén son un lastre para el hogar.

La paternidad, que por diferentes circunstancias no es ejercida con todas las responsabilidades que conlleva, es identificada por eso como uno de los factores que determina la agudización y reproducción de la pobreza. Y como si las causas económicas no fueran suficientes, intervienen también, y en no poca medida, aspectos culturales que hacen que la paternidad sea considerada, en términos de identidad, como un elemento marginal para muchos hombres Campoalegrunos.

En ese sentido, es frecuente encontrar una variedad de actitudes paternas que atentan contra los derechos de la niñez, como el rechazo a reconocer la responsabilidad en la procreación, la negación a asentarlos legalmente, el incumplimiento del papel proveedor, la falta de cuidados y de atención emocional, y el abandono.

La paternidad irresponsable o no comprometida es, pues, una de las principales causas de la reproducción de la pobreza y, con ella, de la multiplicación de problemas colaterales como la delincuencia juvenil, la violencia intrafamiliar, además de responsable directa del aumento de la prostitución infantil y la violencia sexual.

De cualquier modo, debemos reflexionar sobre la paternidad, bueno sería que más allá de los rasgos frívolos que terminan desvirtuando fechas como esta, se aproveche la ocasión para reconocer que el ideal de paternidad que hoy se ensalza dista mucho de ser la regla y es, más bien, una excepción.